A poco de haber cumplido la mayoría de edad, Portman ha decidido asumir roles más dignos de su belleza, como el de princesa interespacial en el segundo episodio de La guerra de las galaxias. La película puede no ser la mejor de la nueva trilogía, pero Portman justifica la boleta de millones de hombres.

Nacida en Jerusalén un 9 de junio hace veintidós años, e instalada en Nueva York hace diecinueve, la pequeña Natalie jamás imaginó que las puertas de la fama se le abrirían mientras comía en una pizzería con sus padres. Tal vez por eso, aunque su debut como Matilda la hizo entrar pisando fuerte, Natalie nunca tomó su talento como primera opción de vida; y nunca permitió que las ansias del éxito y la fama intervinieran en la privacidad de su familia. Y aun después de triunfar junto a actores de la talla de Al Pacino, Jack Nicholson y Susan Sarandon, siguió con firmeza sus sueños y, hoy por hoy, a pesar de su éxito, mantiene la idea de graduarse en sicología en Harvard.

Ahora, hay que decirlo en justicia, la decisión de Natalie de ser sicóloga no ha interferido con el cine. Luego de ganarse el cariño de la crítica por su trabajo en El príncipe de Egipto, Everyone says I Love You, y su debut en Broadway con El diario de Ana Frank, Natalie Portman inmortaliza su mirada con George Lucas en El ataque de los clones, donde es la estrella que más brilla. Y tiene una belleza imposible de clonar.

CIFRAS
En sus escasos diez años de carrera artística, Natalie ha aparecido en más de once películas bajo la dirección de pesos tan pesados como Tim Burton, Wayne Wang, Luc Besson y Woody Allen.

Desde el momento en que apareció por primera vez en el cine, diez páginas web se abrieron con su nombre. Y con el tiempo, la cantidad de páginas ha aumentado hasta el punto de duplicar la cifra inicial.

Entre sus premios se pueden abonar una nominación a mejor actriz de reparto en los Globos de Oro, nueve nominaciones y tres premios como actriz principal y de reparto en los MTV Movie y los Teen Movie Awards.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.