Lamentablemente mi estadia en el Refugio no fue la mejor y no tengo ninguna intención de volver ni mucho menos de recomendarlo, las razones son las siguientes:

Al reservar mi habitación hice énfasis en que necesitaba una cama doble y al llegar al hotel mi habitación tenia dos camas sencillas. Diana, la persona que nos recibió nos dijo que se les había dañado la cama y que no había posibilidad de cambiarla. Ella estuvo de acuerdo conmigo en que esa no era la habitación por la que había pagado e iba a hablar con las directivas del hotel para hacer un ajuste en la tarifa. Ajuste que jamás se hizo a pesar de no prestar el servicio por el que se pago.

Al reservar mi habitación, me informaron que tenia vista a los jardines de la casa, sin embargo jamás se me informó que no tenía ventana y que la única vista que se podía tener era a través de la puerta.

Tampoco me dijeron que a poca distancia de la habitación había un galpón con miles de pollos,  que obviamente hacen un ruido intolerable durante todo el día y toda la noche. Incluso una pareja recién llegada decidió irse inmediatamente y pidió que les devolvieran su dinero.

Un fin de semana que tenia planeado para el descanso, resultó en dos pésimas noches, ya que si abría la diminuta ventana de la puerta el ruido era aun peor, y si la cerraba la habitación se convertía en un horno, al no tener ningún tipo de ventilación en el interior, ni siquiera un ventilador.

Cuando quise acceder a un masaje ya era imposible porque no había turno. Me parece el colmo que un hotel SPA, cuyo valor agregado (o por lo menos así lo venden) sean las terapias, no cuente con el personal suficiente para prestar el servicio por el cual supuestamente se diferencian.

Una habitación por la que se pagó $ 250.000 la noche, me parece increíble que no cuente con teléfono y televisor. Primero la disculpa del descanso no es valida porque las habitaciones más caras cuentan con televisor. Y me parece increíble que si se necesita algo en la habitación no exista la posibilidad de llamar a pedirlo sino que la solución sea salir a buscar la administradora por todo el hotel.
 
 Para mi eso no es ninguna comodidad. En hoteles con tarifas similares, como por ejemplo El Duruelo en Villa de Leiva tienen habitaciones mucho más presentables, ventiladas, con ventana y con las mínimas comodidades para el huésped como el televisor, el teléfono y EL SILENCIO.

La verdad podría seguir con la lista, como por ejemplo que tienen el lobby folletos con tarifas desactualizadas que no sirven para nada o que no se le da la posibilidad al cliente de tener una carta con los precios del restaurante antes de ordenar su comida.

Es evidente la falta de profesionalismo y de servicio. Ustedes más que nadie deberían saber que este tipo de lugares supuestamente “exclusivos” funcionan mucho con el voz a voz y con las recomendaciones de personas que hayan visitado el hotel. Por mi parte no habrá ninguna recomendación; por el contrario advertiré a todo el que quiera ir de la realidad del lugar.

Es una lástima que un sitio tan hermoso se desperdicie de esa manera.

Ana María Córdoba
C.C. 67.004.719 

Ante esta denuncia, las directivas de El Refugio en primera instancia le escribieron a Ana María Córdoba y le ofrecieron un "plan especial" que incluía una noche gratis. De igual forma hablaron de la contratación de un chef que iba a contribuir a mejorar la comidad y los servicios del hotel.
 
En su afán por darle una buena imagen al Refugio, Clara Calixto, la nueva gerente comercial, le aseguró a SoHo que los problemas de ruido, ventilación y entretenimiento ya quedaron solucionados. De igual forma invitó de nuevo a la huésped inconforme para que compruebe que todo ya cambió, en especial la situación de los cuartos, los menús con precios actualizados y el lío con las gallinas  Júzguelo usted mismo.
 
Comunicado oficial enviado a SoHo por parte de las directivas del Hotel El Refugio
 
Lamentamos que haya tenido tan mala suerte en su estadía en El Refugio Hotel Spa. Lo único que podemos decirle es que ahora atiende el lugar un equipo de altísimo nivel, dirigido por el reconocido chef especializado en Alemania, Gabriel Trujillo; que la persona que Ud. Menciona en su carta ya no trabaja con nosotros; que ya hay en los cuartos televisión y teléfono; que ya hay menús con precios; y que también ya, afortunadamente, se acabaron las gallinas porque por fin se venció el contrato de arriendo de los galpones. Solo le pedimos que acepte nuestra invitación para que se aloje con un acompañante durante una noche en nuestro hotel y compruebe que un lugar tan hermoso, como Ud. lo califica, está maravillosamente atendido.

Muy cordialmente.

Clara Calixto Medrano
Gerente Comercial
El Refugio Hotel Spa
www.elrefugiohotelspa.com
Tel:2858833 
 




Contenido relacionado

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.