Opciones de personalización
Predeterminado Oscuro Imagen

Publicado 2013-05-27

El mejor crítico de cine porno se destapa

Por Simón Posada / Fotografías: Silvia Ospina

¿Quién dijo que la crítica de cine porno no es todo un género? Le presentamos a Lucas Soler, un hombre que ha visto más de 3000 películas y escrito 400 textos sobre ellas. Entrevista con un hombre que ve en el porno, más que sexo, todo un arte cinematográfico.

El mejor crítico de cine porno se destapa . Lucas Soler
Lucas Soler habla sobre pornografía con la misma seriedad que un astrónomo de nebulosas. “Yo veo las películas con ojo de entomólogo, como si estuviese analizando mariposas o saltamontes”, afirma. Para escribir su libro Solo para adultos, una historia del cine X, vio cerca de 1500 películas, y estima que en 25 años ha visto al menos 3000. Soler es periodista en el gabinete de prensa del departamento de Cultura del Gobierno Autonómico Valenciano. “Soy un gris funcionario, el empleo más convencional del mundo”, dice. Nació en Bogotá, pero vive desde hace varios años en Valencia, España, donde tiene un matrimonio de más de 20 años y tres hijos, “uno de ellos, de 13 años, me dice que soy aficionado al X, porque no soy más que un pobre reprimido nacido en los sesenta que aún no se ha enganchado al sexo a través de las redes sociales”.

Soler ha publicado cerca de 400 textos críticos sobre películas porno, en los que analiza con la máxima seriedad las películas que tienen algún interés argumental o artístico. También escribe de cine convencional, cultura “basura” y arte. “Sin embargo, mi actividad como crítico X es marginal y esporádica, puesto que actualmente hay muy pocas películas dignas de ser analizadas. Los críticos porno somos mal pagos. Como máximo podemos llegar a ganar 200 dólares escribiendo varias críticas al mes en una revista porno”, dice.

En Estados Unidos, el gurú indiscutible del porno es Luke Ford, un judío que escribe desde 1995 del tema y es autor de una de las historias más respetables del género: A History of X. Soler admira a Ford como a Robert Rimmer. En España debe competir con Frank Lasecca, Manuel Valencia, Jordi Costa, Paco Gisbert, Luis Miguel Carmona y Álex Basas. Soler escribe desde hace varios años en la Cartelera Turia, “una publicación impresa al borde de la extinción, pero en esta era de nuevas tecnologías la crítica se ha trasladado a los blogs o a los portales eróticos”, afirma.

¿Todavía tiene erecciones después de haber visto tanto porno en su vida?


Si bien es verdad que algunas pocas veces se me altera el ritmo cardíaco y me sudan las manos cuando veo alguna escena excitante, hoy en día me pasa poco, porque el cine X es cada vez más previsible y poco imaginativo.

¿Qué se le puede analizar a una película porno, además de la fealdad de sus actores o la verosimilitud de sus gemidos?

Cuando las producciones X se rodaban en 35 milímetros, se tenía encuenta la dirección, el guion, la fotografía, el montaje, la decoración, el vestuario y las interpretaciones. También era fundamental la carga erótica de la historia y la morbosidad de las situaciones. Desde la aparición del vídeo y la hegemonía del subgénero gonzo, cada vez fue más difícil encontrar películas que se pudiesen valorar con criterios cinematográficos. En la era internet solo es posible analizar el porno como reflejo de las perversiones o aberraciones de la sociedad. Y el diagnóstico es aterrador.

Según esto, ¿una buena película porno es en la que el sexo es necesario para el desarrollo de una historia?

Creo que sí, pero mi opinión debe ser tomada casi como una excepción entre los aficionados al X. El actor italiano Rocco Siffredi me decía que en el porno solo buscaba una buena paja. La mayoría del público solo quiere un desahogo onanista y se interesa poco por la calidad artística o narrativa. La excitación sexual en una película con guion no solo se genera a través de la visión de cuerpos desnudos o actos sexuales, sino también a través de situaciones dramáticas excitantes. Los diálogos son fundamentales, pero también que los personajes tengan una cierta profundidad psicológica y sean verosímiles. Por desgracia, eso ya no sucede. En el porno actual, los diálogos son monosilábicos, casi onomatopéyicos.

Pero así como en el cine convencional hay buenas películas sin historia —Koyaanisqatsi, por ejemplo—, en el porno también debe haber algunas.

Claro, hay buenas películas sin historia o con poco argumento, como la sofisticada Zazel (1995), de Philip Mond, una simple recreación de cuadros oníricos. Tampoco las de Andrew Blake destacan su narrativa, pero su factura técnica es impecable. Él es, sin duda, el mejor director de fotografía del porno. Sus películas son auténticas postales de elegancia y sofisticación.

¿Cuáles son las cinco mejores historias que se han contado en películas porno?

Me quedaría con tres clásicos de Gerard Damiano: El diablo en la señorita Jones (1972), Memories within Miss Aggie (1974) e Historia de Joanna (1975). También con la vanguardista Detrás de la puerta verde (1973), de los hermanos Mitchell. Sin ser una obra maestra, la película europea que más me gusta por su morboso planteamiento argumental es Inferno (2000), del italiano Mario Salieri.

¿Por qué Gerard Damiano es el mejor director porno de la historia?

Por la complejidad de sus historias, en las que se notan mucho sus orígenes católicos y sus problemas de conciencia. El tema del perdón, el pecado o la salvación del alma están presentes en sus primeras películas, que son las clásicas. Además, Damiano era un director que procedía de la contracultura de Nueva York de los sesenta y tenía unacierta formación cinematográfica y aspiraciones artísticas.

¿Un actor porno podría ser un buen actor de cine?

Sin duda, pero los actores del porno tienen el estigma de la letra X. Marilyn Chambers trabajó con David Cronenberg, y Traci Lords se convirtió en actriz fetiche de John Waters, pero ninguna de las dos consiguió papeles relevantes dentro de Hollywood.

¿Los actores porno tienen sexo en privado como en las películas?

La actividad sexual de los actores en el porno no tiene nada que ver con su vida íntima. Es un trabajo duro, que requiere de una gran resistencia física y de mucho control mental. Se practica el coito en posiciones incómodas y en ocasiones bajo condiciones climatológicas extremas. Los rodajes pueden ser interminables y siempre tienen la responsabilidad angustiosa de conseguir una erección cuando lo exige el director. En su vida personal, los actores están más relajados.

¿Qué hace que una mujer sea una buena actriz porno?

Además de sus atributos físicos, que resulte sensual y convincente, que tenga carisma y personalidad propia. En la actualidad, las actrices se destacan no por sus méritos interpretativos sino por su disposición a ser perforadas por todos sus orificios corporales y soportar todo tipo de vejaciones eróticas.

¿Cuáles son las cinco mejores actrices porno de la historia?

Si tenemos en cuenta su celebridad y su aportación al X, deberíamos citar a Linda Lovelace, Georgina Spelvin, Marilyn Chambers, Traci Lords y Ginger Lynn. También deberíamos tener en cuenta a Jenna Jameson y Janine Lindemulder. Y entre las europeas, Cicciolina por su carrera política, su notoriedad mediática y su papel de musa del artista norteamericano Jeff Koons.

¿Y qué hace a un hombre un buen actor porno?


Un físico de atleta, un aparato viril de dimensiones notables, una generosa capacidad de eyacular y un perfecto control sobre la erección y la eyaculación.

¿Cuáles son los cinco mejores actores porno de la historia?

Los más legendarios serían John Holmes, Harry Reems, Jamie Gillis, el peludo Ron Jeremy, Tom Byron o Peter North, por su notable capacidad de eyaculación. De Europa destacaría a Rocco Siffredi y a su heredero natural, Nacho Vidal.

¿Por qué los actores porno pueden ser feos, mientras que las actrices tienen que ser despampanantes?

Los actores son meros instrumentos, máquinas sin rostro, mientras que las actrices deben ser guapas y excitantes. El público masculino pocas veces se queda con el rostro del actor, salvo en el caso de ciertas estrellas con una personalidad muy marcada, como Rocco Siffredi, Nacho Vidal o Ron Jeremy.

¿Por qué las actrices porno tienen sexo con tacones?

Además de estilizar la anatomía, los zapatos de tacón de aguja tienen un componente fetichista al que se le añade un toque de sofisticación. Ninguna actriz copula en chanclas, alpargatas o tenis, salvo queinterprete el papel de una animadora escolar.

¿Qué ha sido lo más raro que ha visto en un rodaje porno?

Hace 15 años, durante el Festival de Cine Erótico de Barcelona, asistí aun rodaje donde la escena culminó con la poderosa eyaculación de un actor francés sobre la boca abierta de una menuda actriz coreana. Me sorprendió que la actriz, sin apenas vestirse y limpiarse el rostro, se fue inmediatamente a comer un sándwich de queso fundido al bar del recinto ferial, como si no hubiese pasado nada. También se tomó medio litro de cerveza. Supongo que tendría sed y mucha hambre.

¿Tiene amigas que sean actrices porno?

Guardo un buen recuerdo de mi relación con la húngara Sophie Evans, la catalana Bibian Noray y la holandesa Zarah Whites, las tres mujeres sensibles e inteligentes.

¿Qué tiene para decirles a las personas que creen que el porno hace que los hombres se conviertan en pervertidos o violadores?

Se entiende que una perversión es una desviación de la norma sexual que previamente debe haber sido fijada por alguien, posiblemente por un sacerdote católico que entiende el sexo como una aburrida y tediosa actividad procreadora y no recreativa. Todos los seres humanos tenemos un cierto grado de perversión, y el porno es para los hombres una válvula de escape a sus sueños eróticos más irrealizables, inconfesablesy perversos. Los pervertidos y los violadores lo son antes de ver porno. El cine X actual solo es culpable de provocar un mortal aburrimiento.

Pienso que el porno es útil para descubrir qué nos gusta y qué no del sexo. ¿Hasta qué punto el porno puede ser una forma de educación sexual?

Me parece más adecuado que sea en los colegios donde se imparta educación sexual a los adolescentes. Por su inmenso catálogo de posturas gimnásticas de difícil ejecución, el porno puede servir para abrir nuevas fronteras a la vida en pareja, pero también puede provocar dislocaciones, esguinces y lesiones musculares, si se pretende emular a quienes salen en la pantalla.

El director de cine español Luis García Berlanga dice que el erotismo es la pornografía vestida de Dior. ¿Por qué se da entonces esta distinción?


Hay otra definición de García Berlanga que me gusta: “El erotismo es la pornografía vestida de cristiandad”. El novelista Camilo José Cela, por su parte, sostenía que la diferencia es simplemente administrativa. Me gusta la siguiente: “La pornografía es el erotismo de los pobres”. Hay muchas definiciones, pero la que se impone es la administrativa de Cela. El erotismo en el cine es simulación y desnudos vaporosos sin genitalidad, mientras que la pornografía es sexo explícito, penes en erección, vaginas abiertas, eyaculaciones monstruosas, esfínteres en dilatación, etcétera. Fisiología pura. En realidad, la delimitación entre erotismo y pornografía es una cuestión estrictamente personal, pero detrás tenemos a los gobiernos que promulgan leyes para distinguir el erotismo de la pornografía, según la cultura y las creencias religiosas imperantes en cada país. En Japón, por ejemplo, el vello púbico se censura electrónicamente en las producciones X porque se considera tabú. Y no hablemos ya de Afganistán, donde la visión de una mano o un pie femeninos seguramente son considerados como pornografía pura y dura.

En la era de internet y las cámaras de los celulares hay una producción incesante de pornografía. Así las cosas, ¿cuál cree que será el futuro del porno?

Ignoro cómo podrá sobrevivir la industria pornográfica convencional del video X en esta nueva etapa. Ya no tienen sentido las fastuosas producciones de Vivid de los noventa, puesto que no son rentables. Ahora, el porno no se consume por películas de 90 minutos que cuentan una historia, sino por escenas de media hora que desarrollan de forma muy elemental un tema o una fijación erótica: la visita del repartidor de pizza, la colegiala que practica la felación en un autobús, la consulta de un médico que realiza prospecciones ginecológicas, el carcelero que abusa de una prisionera. Además, hace tan solo diez años, el porno se convirtió en una espiral de perversiones inimaginables, como la de diez negros eyaculando sobre la cara de una actriz, los besos negros, los gang bang multitudinarios o las producciones protagonizadas por actrices de obesidad mórbida. Se convirtió en un espectáculo circense, digno del Marqués de Sade. El novelista David Foster Wallace auguró que el límite del porno serían las películas snuff, el macabro género criminal sobre asesinatos y muerte en directo. No se equivocó, puesto que la violencia y la humillación erótica se han instalado en el porno como un subgénero más. Lo único positivo de internet es que el público ya no está sometido a la tiranía estética del modelo de rubia californiana siliconada de las producciones norteamericanas de los ochenta y los noventa, aunque siga siendo muy popular. Ahora, los consumidores pueden encontrar actrices con poco pecho, flacas, muy gordas o de cualquier raza.

¿Cuál cree que será el próximo país en surgir como potencia pornográfica?


Debo suponer que Estados Unidos seguirá siendo el mayor distribuidor de contenidos X a través de internet. Y cuando el Comité Central del Partido Comunista Chino decida que la pornografía es revolucionaria, es decir, un negocio rentable, China puede convertirse en la gran potencia mundial del X, como está sucediendo en otros sectores productivos. Solo con abastecer su mercado nacional puede superar en producción e ingresosa cualquier país del mundo.

¿Qué le pasa al porno en Latinoamérica? ¿Por qué no despega?

Es una cuestión de grado de desarrollo económico y tecnológico, pero también de peso de la moral católica imperante en muchos países latinoamericanos. Posiblemente, Brasil pueda ser una potencia pornográfica por su alto nivel de crecimiento económico y su demografía.

Si pudiera armar su novia ideal con actrices porno, ¿qué tomaría de quién?

Mi actriz porno ideal sería un híbrido entre la poderosa Tracey Adams, retirada en 1992, y la veterana Julia Ann, que sigue en activo a sus 43 años gracias a la popularidad del subgénero MILF, es decir, el de señoras maduras. Me gustan las mujeres neumáticas con generosos perímetros pectorales, como Lisa Sparxxx, Brandy Talore, Carolyn Monroe, Holly Body, Monica Roccaforte o Lisa Ann. Esta fijación mamaria podría explicarse por algún trauma infantil derivado de mi etapa lactante. No me interesan las actrices escuálidas y de rostro adolescente que protagonizan el subgénero teen o barely legal.

¿Qué películas ha visto del porno colombiano?


Muy pocas, porque la emergencia de una industria pornográfica en Colombia es relativamente reciente y su consolidación coincide con la muerte del cine X y la eclosión de internet. Me llama más la atención el interés que sienten las productoras X de Europa y Estados Unidos por buscar actrices colombianas. Por su densidad demográfica, Colombia podría ser como Hungría en los noventa y en la década pasada, una auténtica cantera de actrices jóvenes y sin prejuicios.

¿Ha visto las actuaciones de Franceska Jaimes y Esperanza Gómez?

Conozco a Franceska mucho antes de haber visto sus películas y me impactó ver a una mujer que conoces y aprecias realizando ciertas prácticas sexuales muy osadas en una película X. Si decide proseguir con su carrera, Franceska tiene mucho futuro en el X, porque tiene talento, es hermosa y se atreve con todo, como Esperanza Gómez, que también es una actriz notable. Ambas ya son estrellas dentro del género “latinas”.
Revivamos nuestra historia
  • Natalia Chaparro, la profesora de YogaNatalia Chaparro, la profesora de Yoga
  • Yadila GuzmánYadila Guzmán
  • Isabel AlzateIsabel Alzate
  • Johana Rojas, Natalia Botero, Catalina Yepes y Johana MorenoJohana Rojas, Natalia Botero, Catalina Yepes y Johana Moreno
  • Angie CepedaAngie Cepeda
  • Mabel CartagenaMabel Cartagena
  • Violette StruvayViolette Struvay
  • Isabel SalazarIsabel Salazar
  • Esperanza GómezEsperanza Gómez
  • Fernanda JácomeFernanda Jácome
  • Patricia De LeónPatricia De León
  • Melissa Giraldo con PhotoshopMelissa Giraldo con Photoshop
  • Melissa Giraldo sin PhotoshopMelissa Giraldo sin Photoshop
  • Catalina Mendieta de SoHo Costa RicaCatalina Mendieta de SoHo Costa Rica
  • Zaire BerríoZaire Berrío
  • Jéssica DíezJéssica Díez
  • María del Mar QuinteroMaría del Mar Quintero
  • Verónica AlzateVerónica Alzate
  • Yanina MendozaYanina Mendoza
  • Claudia UrregoClaudia Urrego
  • Johanna MorenoJohanna Moreno



"

Hay 786 galerias disponibles

Buscar galería: